martes, 12 de enero de 2016

Próximo objetivo.

Continuando con la tónica general de anteriores temporadas, en la actual 2015-2016 he fijado como objetivo más cercano la competición Girona MTB Challenge que se celebrará el próximo 10 de abril.
Se trata de la misma prueba en la que participé el año pasado y que no pude finalizar porqué rompí el asiento de la bici en el km. 42 aproximadamente. Es una prueba de btt de unos 100 km. con un desnivel de unos 2500 metros acumulados y no excesivamente técnica.

La programación de esta prueba la he realizado mediante una planificación contemporánea o ATR. Está formada por 4 macrociclos, uno bastante extenso de Acumulación, dos de Transformación y el último de Realización.

El mesociclo de Acumulación consta de 12 microciclos de una semana de duración cada uno, aunque el 6º microciclo es de recuperación. El primer mesociclo de Transformación está formado por 7 microciclos (el 4º de recuperación), y el segundo mesociclo por 2 microciclos. El último mesociclo, el de Realización, consta de 3 microciclos y finaliza con la celebración de la prueba comentada antes.

Cada microciclo lo integran 4 sesiones de ciclismo, 2 de natación, combinándolas siempre que puedo con trabajo de pesas en el gimnasio, core y propiocepción, y un día de descanso prácticamente total.
Actualmente me encuentro en el microciclo 11 del mesociclo de Acumulación y parece que todo va según lo previsto. Además, el buen tiempo acompaña y no me veo en la necesidad de tener que hacer variaciones respecto a lo planificado.


Hay otra novedad, estoy inmerso en un tratamiento mediante hormonas o factor de crecimiento en un centro médico deportivo para intentar regenerar el cartílago de mi rodilla. La mejoría es lenta, pero parece que empiezo a tener buenas sensaciones. Si consigo frenar y reducir las molestias, me daré por más que satisfecho y, quien sabe, quizás me podré permitir el lujo de realizar alguna tirada de carrera de vez en cuando.

Y a nivel de material, me he animado a quitar el doble plato de la bici de btt y montar solo uno. He instalado una transmisión 1x11 con un plato de 30 dientes y un cassette de 11 vel. Con una relación 11-40. De momento, por lo que lo he podido probar, me parece suficiente en las subidas, algo justo llaneando y, sobre todo, corto bajando por pistas rápidas. Pero todavía puedo jugar un poco con el plato instalando uno de 32 dientes, aunque esperaré encontrarme algo más en forma.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Temporada 2015-2016.

Y como aquel que no quiere la cosa, hace ya una semana que empecé una nueva temporada, en este caso la 2015-2016, en que volveré a entrenar de forma lo más planificada possible y con algunos objetivos bastante determinados.

Al igual que en la anterior, el futbol de mi hijo me condiciona el calendario a la hora de escoger las pruebas en las que quiero participar. Pese a que tengo previsto volver a centrarla en el ciclismo y participaré en alguna prueba de ciclismo en ruta, también tengo la intención de ampliar modalidad asistiendo a alguna que otra de BTT.

Además, cada vez me atrae más la idea de realizar alguna travesia de natación, por lo que con la llegada del buen tiempo, seguramente me apuntaré a alguna de las que se realizan por mi zona.

Para poder intentar encarar esta temporada con más garantías que la anterior e intentar aumenar un poco el rendimiento, he confeccionado un decálogo de intenciones de mejora, entre las cuales hay:

- Tomar más y mejor suplementación deportiva durante y después de los entrenamientos.

- Comer mejor e intentar mantener el peso óptimo toda la temporada.

- El día de descanso, realizar sesión de TRX, CORE y propiocepción.

- Mejorar mi nivel de BTT con más entrenamientos por terrenos complicados y en zonas diferentes a las habituales.

- Intentar mejorar ni nivel de natación con más entrenamientos y ejercicios de técnica, así como con alguna sesión dirigida por un monitor especializado.

Fácil de decir (o escribir...) difícil de hacer. Pero todo es cuestión de empezar...



 Resultado de imagen de imagen propositos

miércoles, 14 de octubre de 2015

Final de temporada 2014-2015.

Confieso que he tenido que echar un vistazo a la última entrada que escribí hace unos meses para poder volver a coger el hilo de este blog. Supongo que ha transcurrido demasiado tiempo sin escribir nada por aquí y he perdido las buenas costumbres.

La cuestión es que desde mi participación en la Marxa Ciclista 3 Nacions del pasado mes de junio han pasado cosas, y algunas bastante buenas.

Siguiendo un orden cronológico, por primera vez en unos cuantos años decidí hacer un parón en los entrenamientos hacia finales de julio y destinar una semana entera a vacaciones en las que viajar, comer y holgazanear sin tener que preocuparme en absoluto por encontrar un momento y un lugar para entrenar. Y funcionó, y muy bien. Hasta el punto que me llevé las gafas par nadar y se quedaron en el fondo de la maleta todo el viaje. Además, debo reconocer que a nivel físico y mental me fué mucho mejor de lo esperado y, a la vuelta, en 8 o 9 días ya volvía a rendir a un buen nivel.

El mes de agosto pasó sin demasiadas novedades y entré en el de septiembre con la vista puesta en participar en la Marxa Ciclista 100% Tondo. Pero, pese a que llegué a formalizar la inscripción, a última hora decidí no presentarme en la salida. No me sentía especialmente motivado y Aleix habá comenzado la pretemporada de futbol. El día de la Marxa coincidía con uno de sus partidos amistosos y no tenía ningunas ganas de perdérmelo, por lo que la decisión fué, en el fondo, bastante sencilla.

Ya metidos en octubre, la semana pasada fué una gran semana. Primero recibí en casa el Título de Entrenador Nacional de Triatlón de Nivel III, suponiendo un punto y aparte a un proyecto personal que empecé hace unos 4 años.

Y el domingo 11 de octubre participé en el Triatló Half d’Empuriabrava, pero esta vez en la modalidad “equipos” y encargándome del tramo, como no, ciclista. Y ganamos!. Realmente fuimos un equipo muy equilibrado con un excelente nadador y un buenísimo corredor que, añadido a que tuve un muy buen día, nos permitió alzarnos en lo más alto del podio, tanto en equipos mixtos como masculinos. Fué una preciosa forma de volver a tener un contacto con el triatlón, aunque algo meláncolico por la imposibilidad obligada de no poder correr.

El mismo día 11 dí por finalizada la temporada 2014-2015 y empiezo a encarar la 2015-2016 con una planificación más o menos programada, pero este tema lo dejaré para la próxima entrada.

jueves, 25 de junio de 2015

Marxa Cicloturista de les 3 Nacions.

El domingo 21 de junio puntualmente a las 08:00 de la mañana se dió la salida de la Marxa Ciclista 3 Nacions de Puigcerdà. Calculo que debíamos ser unos 800 ciclistas de los cerca de 900 inscritos. Pese a que la temperatura era un poco fresca y los manguitos y los chalecos se dejaban notar, las previsiones de tiempo eran buenas y el sol no tardó en hacer acto de presencia.


La salida fué rápida y trás unos primeros kilómetros bastante frenéticos, pude situarme en el numeroso primer grupo que circulábamos detrás del vehículo de la organización que nos abría paso.

Así estuvimos pedaleando unos 70 kilómetros hasta Andorra con un ritmo relativamente cómodo para mí, pero bastante tenso por la gran cantidad de ciclistas y con más de una caída e, incluso, un accidente de una de las motos de los Mossos d’Esquadra que nos acompañaban que chocó contra un vehículo.

En cuanto llegamos a Andorra y el recorrido empezó a ponerse cuesta arriba para iniciar el ascenso de unos 30 km. al Port d’Envalira, el grupo se estiró y me encontré rodando la mayor parte de las veces en solitario. Mantuve el mejor ritmo posible pero sin intentar “quemarme” demasiado y sin sobrepasar demasiado mi umbral anaeróbico. No sé si los nervios, o los geles y la bebida, u otra cosa o todo junto, pero tuve bastantes molestias estomacales que me acompañaron un buen tramo.

 
Una vez arriba, por fin, antes de iniciar el descenso realicé la única parada en el último avituallamiento en el km. 100 para rellenar uno de los bidones con agua. Bajada en solitario bastante rápida pasando por el control de frontera del Pas de la Casa entre los vehículos y encarando el último puerto del recorrido de unos 3 km. Tuve que circular con bastante precaución y pensando en no pinchar o romper algo porqué el asfalto se encontraba en bastante mal estado con muchas grietas.
 

En los últimos 25-30 km. fuí dando alcance hasta 3 ciclistas con los que formamos un grupo en el que nos estuvimos dando relevos. Juntos llegamos a Puigcerdà y encaramos los últimos metros de la prueba con la llegada en lo alto de una fuerte pendiente que acabó de recordarme que las piernas las tenía bastante cansadas.
 

Al final, buenísimas sensaciones y rendimiento con una posición final de 149 y habiendo tardado 4 horas 33 minutos y 5 segundo , lo que me permitió obtener medalla Oro y pensando ya en un próximo reto.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cambio de planes.

Ya tenia ganas de poder escribir algo, sobre todo en sentido positivo, y más que nada por poder contar alguna nueva aventurilla deportiva, como he estado haciendo más o menos regularmente estos últimos años.

Vayamos por partes; como no corro, la rodilla prácticamente ni duele ni molesta. Sé que la lesión está ahí y de vez en cuando me lo recueda. En enero inicié un tratamiento mediante colágeno y en julio tengo visita con el traumatólogo para conseguir una resonancia. Es la única forma de poder determinar el alcance real de la lesión y tengo bastante curiosidad y la necesidad de saberlo. También es cierto que la lesión parece haber mejorado un poco y últimamente he podido realizar alguna caminata por la montaña sin problemas. Parece una buena señal...

El tener que dejar de competir en triatlones me afectó más de lo que hubiera deseado y el hecho de no poder correr se me hizo bastante cuesta arriba. En su momento, como sabía que se me iba a hacer durillo, decidí poner distancia con el triatlón y, entre otras cosas, me dí de baja del club donde había estado estos últimos años y vendí la bici aero con la que tanto había sufrido y disfrutado el último año.

De todas formas, le he cogido tanto el gustillo a esto de competir que algo había que hacer y la respuesta estaba bastante clara, bicicleta. Así que decidí encarar la temporada en participar en alguna prueba, tanto de BTT como de ruta, y ver como se me daba el tema. Como puntito de motivación extra, vendí mi anterior bicicleta de ruta MENDIZ que me había acompañado estos últimos años, y desde hace unas semanas soy el feliz propietario de una CUBE con la que espero hacer muchos kilómetros.

La preparación de esta temporada está basada en la bicicleta, pero no he dejado de lado la natación, por si en verano se me ocurre participar en alguna travesía. Por lo que dos días a la semana los dedico a nadar en la piscina y si con el buen tiempo me apetece, incrementaré las sesiones. El resto de días, bici.

Después llegaba el turno de las inscripciones. Primero me apunté a la Challenge BTT de Girona, una competición de 100 km. en MTB por caminos en la provincia de Girona, que se celebró en abril y que acabé con más pena que gloria porqué en el kilómetro 45, aproximadamente, rompí el sillín y me tuve que retirar. Pero me lo pasé bastante bién el tiempo que duró y las sensaciones fueron bastante buenas.

Y hace poco más de una semana, en mayo, me planté en la salida de la Terra de Remences, en la distancia larga, una marcha de unos 175 km. en bici de ruta con unos 2500 metros de desnivel y unos 2000 corredores más. Las sensaciones fueron immejorables, pese a llegar algo falto de fuerzas a los últimos 30-40 km., y la posición y el tiempo final fantástico, para mí. Tardé y acabé el. Más que contento.

Y ya tengo otro objetivo en mente para el mes de junio, pero lo dejaré para la próxima entrada.

sábado, 3 de enero de 2015

Este cuento se acabó...

Deseaba que no llegara el momento de tener que escribir este post, pero hace tiempo que sabía que ese día estaba muy cerca.

Desde hace unos cuantos años ya, alrededor de 20, estoy operado del archiconocido en el mundillo del futbol y en algún otro deporte ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. En su momento el doctor que me operó me comentó que había quedado alguna lesión irreversible que, con el tiempo, daría guerra. Y así ha sido sobre todo este año.

A principios de este 2014, con el objetivo puesto en el Triathlon de Vitoria en la distancia IRON, ya noté que algo no acababa de ir bien en la rodilla, sobre todo durante y después de las sesiones de carrera. A lo largo de la temporada las molestias fueron aumentando pese a que intentaba controlar lo máximo posible la carga de trabajo.

El problema se hizo real especialmente al final de esta temporada, durante el segmento de carrera del Half de Empuriabrava y, sobre todo, por la tarde y en días posteriores en que la rodilla se inflamó y el dolor tardó en desaparecer.

Después fisio, reposo, poca carrera y, al final, la confirmación hace unas semanas mediante una ECO: principio de artrosis por degeneración del cartílago. Prescripción: se acabó el correr y, con ello, los triatlones.

Confieso que estoy descolocado y que siento como una especie de vacío. Han sido 5 años practicando este deporte y, pese a los momentos duros en algunos entrenamientos y competiciones, solo me viene a la cabeza todo lo positivo vivido: sensaciones, amistades, forma de vida, viajes, proyectos, retos…

Pero todo esto se ha acabado, al menos como lo había practicado hasta ahora, y tocan algunos cambios. Por lo menos, me queda la bici y la natación, así que supongo que algo haremos.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Half Empuriabrava y punto final de la temporada.

Este pasado domingo 12 de octubre dí por finalizada la temporada 2013-2014. En este caso, la competición escogida fue el Triatló Half d’Empuriabrava.

El día amaneció bastante tapado, con algunos relámpagos y previsión de lluvia que no hacían presagiar el caluroso y soleado día que nos esperaba. Fue una prueba extraña, muy extraña… supongo que la subestimé pensando que al tratarse de un recorrido muy llano y viniendo de Vitoria, iba a ser relativamente sencillo bajar de las 5 horas. Y no fue así…

En la natación me sentí bastante bien, con buen ritmo y con la sensación por momentos de no guardarme nada.
 

Primera transición rápida excepto por el dichoso bidón con los geles que se soltó del soporte y tuve que recoger del suelo. En los primeros kilómetros encima de la bici parecía que me costaba algo coger el ritmo, pero a medida que cogía temperatura, las sensaciones fueron mejorando y fui avanzando gente. 4 vueltas en un circuito llano de veintipocos kilómetros con sus correspondientes pasos por la zona de boxes con familia y amigos animando. Perfecto para mí. Pero las ganas de hacerlo bien y los nervios me pasaron factura en forma de molestias estomacales que me acompañaron casi toda la prueba.

Hacia la segunda, tercera y cuarta vuelta se levantó algo de viento, “marinada” creo, que cuando soplaba a favor era una alegría y cuando lo tenías en contra lo maldecías. Al final, igualmente, uno de mis mejores segmentos en bici. Me las prometía muy felices…
 
 
Y llegamos a la segunda transición, no sin antes hacer un pequeño vuelo sin motor en la línea de desmontaje pero del que, por suerte, conseguí aterrizar de pié sin un rasguño.

Empiezo a correr pensando que iría bastante rápido porqué el circuito era llano y realmente la carrera a pié se convirtió en una agonía. Parte del recorrido discurre por una pista que sigue el curso del río y tiene una ligera pendiente que noté mucho. Además, el calor y el viento en algunos tramos tampoco ayudaban demasiado.

Ha sido la carrera a pié de un Half que he tardado más tiempo en completar. Pero vistos los resultados y algunos comentarios en la llegada, no fui el único con estas sensaciones y se sufrió más de lo previsto. Como he comentado más arriba, una prueba extraña.
 

A nivel de organización muy bien. Prueba no masificada, trato muy agradable casi personal, recorridos bien marcados, circuito cerrado al tráfico, voluntarios y policía en los cruces, servicio de fisioterapia, speaker y nada de drafting. Por poner un pero, quizás se agradecería algún avituallamiento más y con más variedad, sobre todo en la carrera a pié. Pero se nota que los organizadores, Diversport, se están poniendo las pilas y están empezando a hacer las cosas bien, muy bien.

¿Algo negativo?. Sí, mi rodilla. A partir del kilómetro 10 empezó a crujir, molestar y ya no paró hasta el final. Y por la tarde la tenía inflamada y más dolorida de lo normal. Aprovecharé el parón entre temporadas para recuperarla lo máximo y espero poder volver a tenerla en condiciones para los nuevos retos de la próxima temporada.